Cómo ser un hipnotista más efectivo

Nuestro amigo Juande Maldonado, creador de www.cursodehipnosis.com nos envía un artículo con algunos buenos consejos a tener en cuenta para ser mejor hipnotista. ¡Muy recomendable! :D

——————————–

 

Cómo ser un hipnotista más efectivo


A continuación te presento una serie de consejos que te ayudarán a ser un hipnotista mucho más efectivo. De buenas a primeras es difícil poner en práctica todos a la vez, así que lo que te aconsejo es que deseches los que creas que ya tienes asimilados. Con los que queden, selecciona dos o tres y tenlos en cuenta en todas tus sesiones de hipnosis hasta que los apliques casi sin darte cuenta. Será entonces el momento de seleccionar otros dos o tres. Así hasta que hayas asimilado todos.

Consejos:

  • Credibilidad proyectada al sujeto. La hipnosis se basa en reducir la facultad crítica del sujeto a hipnotizar. Así que, cuanto más creíble parezcas como hipnotizador, menos va a poner en duda todo lo que le digas. Es muy importante que NUNCA digas a alguien: “Vamos a intentar hipnotizarte”, porque con eso le estás indicando que el proceso puede tener éxito o fallar. Lo que debes decir es: “Vamos a hipnotizarte” sin dejar espacio a las dudas.
  • El hipnotizador debe demostrar que está al mando del proceso. De esta forma, la persona nunca pondrá en duda lo que se le pida, dejando la mente crítica a un lado. Esto lo consigues haciéndote valer como hipnotizador, que lo que digas es lo que hay que hacer sin duda alguna y lo más rápido y sin pensar posible. Por ejemplo: Cuando se hace algo con las manos del sujeto, preguntarle si es diestro o zurdo, como si la elección de la mano tuviera algún sentido, demostrando que el hipnotizador sabe lo que hace. También, por ejemplo, cuando en las manos magnéticas, debemos corregir la separación de las mismas, de forma que nunca está bien la separación que establece el sujeto, sino la que nosotros dejamos después de modificarla, ya sea un centímetro.
  • Hacer recaer el éxito de la hipnosis en el sujeto. De esta forma, nos aseguramos una colaboración al 100%. En caso de terapias, ya la tendríamos, puesto que el sujeto querrá hipnotizarse para que la terapia funcione correctamente. En caso de hipnosis por diversión, habrá que contarle al sujeto que lo va a pasar fenomenal, que tendrá una experiencia increíble y difícil de olvidar. En ambos casos, explicar que la hipnosis en realidad es autohipnosis, y requiere que el sujeto colabore al 100%, ya que el hipnotizador simplemente es un guía.
  • Provocar deseo en el sujeto de ser hipnotizado. En las terapias ese deseo ya vendrá implícito, ya que es el sujeto el que viene a tí. En caso de hipnosis por diversión, por ejemplo, en un grupo de amigos, siempre es mejor sacar el tema diciendo que eres hipnotizador y esperar a que alguien te pida que lo hipnotices. De esta forma, te aseguras una colaboración del 100%.
  • En hipnosis instantanea profundizar siempre inmediatamente después de dar la orden de sueño o de dormir. El mero hecho de dejar pasar unos segundos entre medias es suficiente causa para que el sujeto vuelva a estado normal. Te recomiendo que te aprendas la orden junto con una frase de profundización y sea esa la que digas. Por ejemplo: “¡Duerme! ¡Duerme profundamente! Cuanto más profundizas mejor te sientes, y cuanto mejor te sientes, más profundizas…”. Es importante que mantengas su mente consciente ocupada hablando todo el rato.
  • Hacer ver al sujeto lo bien que está siguiendo el proceso de hipnosis. Es recomendable soltar frases como “Muy bien”, “Eso es”, “Lo estás haciendo perfecto” cada vez que el sujeto haga cualquier cosa que pudiera hacerle ver que algo no ha salido bien. Aprovechándonos de que la gente no sabe cómo se hipnotiza, con el mero hecho de decirle “Eso es, rascándote la nariz y aliviando el picor hace que te relajes más y más…” conseguimos hacerle ver que el hecho de que se rascara no influye negativamente en el proceso hipnótico. Haciéndole ver que el proceso está saliendo a las mil maravillas.
  • No callarse una vez lanzado un reto. Como hemos dicho antes, es muchísimo mejor mantener su mente consciente ocupada en escucharte y seguir tus instrucciones. Si te callas una vez lanzado el reto, es muy posible que su mente crítica empiece a funcionar y consiga vencer el reto. Otra cosa muy distinta es una vez que vemos claramente que realmente está intentando conseguir el reto, pero no puede. Esto indica que ha aceptado la sugestión y se mantendrá funcionando durante un tiempo. (Como consejo: No mantengas los retos activos durante mucho tiempo. Con unos segundos para hacerle ver que no puede vencer el reto, tendrás de sobra)
  • Posponer siempre lo que va a ocurrir para producir expectativa. De esta forma, conseguimos que el sujeto empiece a pensar en lo que va a ocurrir y funcione como autosugestión. Esta, es mucho más potente que cualquiera que le de el hipnotizador. Podemos utilizar expresiones como: “En un momento…”, o “Cuando cuente hasta 3…”.
  • Hacer aceptar las sugestiones desde las más creíbles hasta las más increíbles. Avanzando poco a poco vamos logrando una credibilidad escalonada. Desde cosas fáciles de asimilar y que sean fáciles de que ocurran hasta poco a poco, cosas más increíbles de que sucedan. Ten en cuenta que habrá gente que crea mucho más plausible que su mano se quede pegada a algo, a olvidarse un número, y al contrario habrá gente que vea mucho más plausible olvidarse un número, a que se le pegue la mano. Esto depende de cada persona y hay que ir probando. Si algo no sale, no desesperes, pide algo un poco más complicado que lo que no ha funcionado, ya que está la posibilidad de que el sujeto lo vea más plausible que lo que no ha funcionado.
  • Repetir muchísimas veces las sugestiones. Nuestro subconsciente acepta sugestiones por el mero hecho de escucharlas muchas veces. Aprovéchate de esta capacidad para incrementar la probabilidad de que tu sugestión sea aceptada. Y si en cada repetición, pides lo mismo, pero con otras palabras, muchísimo mejor. El sugerir lo mismo de muchas formas distintas es esencial, ya que te aseguras de que el sujeto a terminado entendiendo lo que le pides.
  • Habla de forma clara y concisa. Explicando siempre el resultado que queremos obtener, tanto resultado visible, como resultado emocional. Por ejemplo: Cuando haces que alguien cuando despierte, el único lenguaje que hable sea el chino. Siempre es mejor decirle: “Cuando cuente hasta tres, despertarás y a partir de ese momento, el único lenguaje que hablarás será el chino. Sólo sabes hablar chino. El lenguaje español lo entiendes perfectamente, pero a la hora de hablar, sólo te saldrán palabras en chino. chin, chue, chin, ton, chan… (este es el resultado visible) Te sentirás muy seguro de lo que dices y no entenderás por qué puede haber gente que se ríe. De hecho, pensarás que esa gente es tonta e inculta por no saber chino (este es el resultado emocional).” De esta forma, la persona sabrá inconscientemente cómo reaccionar y no despertará su mente consciente para averiguar cómo proseguir en caso de duda.
  • Habla al sujeto hipnotizado como si hablases a un niño pequeño. De esta forma, al no haber dudas, la mente consciente permanecerá a un lado.
  • Dar siempre un “porqué” a las sugestiones que le des al sujeto. El buscar un “porqué” a cualquier cosa que ocurre es algo implícito en el ser humano, así que también ocurrirá durante la hipnosis. Para mayor efectividad, intenta buscar explicaciones que sean más o menos creíbles en el contexto actual. Por ejemplo: “Gracias al poder de tu mente que puede conseguir cosas increíbles, vas a ver que…”, o “Gracias al estado de hipnosis en el que te encuentras…”.
  • Pedir confirmación de si ha entendido lo que se le ha dicho antes de ponerlo en marcha. Una vez pospuesta la sugestión y explicada, justo antes de ponerla en marcha decirle al sujeto: “Di que sí con la cabeza si lo has entendido”. Si el sujeto asiente con la cabeza, querrá decir que ha aceptado la sugestión dada y tendrá mucha más probabilidad de realizarse.

http://www.cursodehipnosis.com

La historia de la hipnosis en un vistazo

 

Año Lugar Personages Hechos
1000 años a/c Antiguo Egipto Ebers El egiptólogo Bordeaux Un papiro encontrado en Ebers muestra a un Sacerdote egipcio magnetizando a un paciente o adepto. Los geroglificos reflejados en las pinturas murales del Templo de Imotep (Dios de la curación) muestra esecenas similares.
500 años a/c Grecia Sacerdotes y Hierofantes Griegos En los llamados Templos del Sueño ya se practicaban técnicas parecidas a las inducciones hipnóticas con fines curativos. En algunos se rendía culto a Asclepio, dios de la Medicina.
1776 Viena (Austria) Franz Anton Mesmer Doctorado en Filosofía, culmina a los 30 años un nuevo doctorado: el de medicina. Publica su tesis “De influxu planetarum in corpus humanum”, influenciado por las teorías de Paracelso.
1779 París (Francia) Franz Anton Mesmer El médico suavo afincado ya en Francia, decide publicar las 27 proposiciones en las que se apoya su “Teoría del Magnetismo Animal”.
1784 París (Francia)  Bailly A instancias de Luis XVI se forma una comisión real. Redactado por el miembro de la Academia de Ciencias de París, Bailly, se emite un veredicto sobre el Magnetismo animal concluyendo que éste no existe y es irreal.
1784 Buzancy (Francia) Armand de Puységur El mayor de los tres llamados “hermanos Puségur” descubre el sonambulismo magnético y la clarividencia. Uno de sus pacientes (Victor Rase) habla, se mueve y demuestra un conocimiento superior en trance y al despertar no recuerda nada.
1819  París (Francia)  Padre Faria El sacerdote Faria demuestra el método de la fascinación. Fija su mirada en los sujetos y les ordena dormir enérgicamente. Para él el trance es cuestión de la imaginación del sujeto, no de magnetismo.
1841  Manchester (Reino Unido)  James Braid Este cirujano escocés descubre que para producir el trance sonambúlico, no es necesaria la intervención de un magnetizador ni fluido magnético alguno. A este sueño nervioso le denomina como hipnotismo.
1866 Nancy (Francia) Ambroise Auguste Liébeault Liébeault publica su obra sobre los estados del sueño. Cura a sus pacientes con sugestiones. Junto con el Pr. Bernheim fundarán la Escuela de Nancy
1878 La Salpêtrière (Francia) Jean Martin Charcot Charcot en el hospital de La Salpêtrière trabaja el hipnotismo con perdida de conciencia en sus enfermas histéricas y efectúa su primera gran demostración. Se daban “transferencias” de enfermedades.
1886 París (Francia)  Bernheim Este Profesor de la Universidad de Nancy, publica su libro El Hipnotismo. Su edición alemana en 1888 estará prologada y traducida por Sigmund Freud.
1910 París (Francia)  Emile Coué Este farmacéutico de la localidad de Troyes abandona su farmacia y se dedica a divulgar su método de autosugestión consciente.
1980 Estados Unidos Milton Erickson El Dr. Milton H. Erickson (1901-1980), considerado uno de los mejores terapeutas del siglo XX, amplió las posibilidades de la hipnosis al considerar el estado de trance como una experiencia natural al alcance de todo el mundo. Según esta perspectiva, en estado de trance somos capaces de trascender nuestra manera habitual de pensar, lo que nos permite descubrir nuevas opciones para mejorar la comunicación y la relación con los demás.

Extraído de:

http://www.deeptrancenow.com/hipnosis_historia.htm